martes

LA BASURA

Querido Blog,


Una de las ideas más repetidas en mi blog es la referida a la negatividad que los demás intentan contagiar a tu vida.

Me he encontrado a gente que opina que no existen las malas personas, que todo el mundo es bueno y que no existe la envida, la mala energía o la negatividad. Yo puedo afirmar rotundamente que si existe la energía positiva, la buena gente y las buenas intenciones existe también lo contrario.

Hay muchaaaaaaaaaaaa gente que desea que las cosas te vayan mal, o al menos que te vayan peor que a él. Hay gente que vive comparándose eternamente con el del al lado, o con el compañero de estudios, o con el del trabajo, o con el hermano, o con la carrera de tal o cual persona sin darse cuenta que TODAS LAS BIOGRAFIAS Y VIDAS SON TOTALMENTE DIFERENTES UNAS DE OTRAS. Que a tu vecina le vaya mejor que a ti no significa nada en tu vida, ni tan siquiera son referentes válidos para poder compararte.

Hace muchos años cuando llegué a Madrid me pasó una cosa que cambió para siempre mi punto de vista acerca de las comparaciones. Fui a una prueba para un anuncio de tv al cual me habían preseleccionado junto con otros 5 o 6 chicos. Cuando llegué, literalmente, me quería morir: TODOS, a cada cual mas, eran perfectos: altos, súper atractivos, ojos bonitos, cuerpos esculpidos, con experiencia ante la cámara y con esa actitud de “sí, soy yo” que hacía que perdieras el sentido de porque estabas tú allí. Después de comprobar que no era un error mi citación me quedé mirándolos y reconozco que por primera vez en mi vida me comparaba con otra gente y hablando conmigo mismo me dije “Mira Dani, Jamás serás tan alto como ese, ni tendrás los ojos tan azules como el otro (los míos son verdes), ni tendrás ese brazo que es como mi pierna de grande, así que solo te queda una opción: relájate y disfruta”. Y así fue, tanto que, en contra de mi propia intuición, fui yo quien se llevó la campaña. Mi alegria era inmensa ya no solamente por el trabajo sino porque habia superado esa situación y no lo contrario. Desde ese momento me di cuenta que ya había alguien que es más alto, más guapo, más inteligente, con mejor cuerpo, ojos más bonitos y con una dicción mejor que la mía así que... para que compararse? Para nada, solo sirve para entrar en una competición absurda donde ya has perdido.

Desde mi punto de vista solo debemos competir CON nosotros mismos, para superarnos y ser cada día mejores. Compararnos? Claro, porque así crece el ser humano, pero desde un punto de vista constructivo. Yo si encuentro a alguien que tiene algo admirable que yo no tengo, intento tenerle de referencia para lograr algún día tener ese Don o esa habilidad que admiro.

Volviendo a la gente negativa recuerda algo, mi querido blog: Si estás cerca de gente negativa es como estar cerca de un cubo de basura, puede que la mierda no sea tuya, pero su olor te termina de alcanzar tarde o temprano. Aléjate y veras que tú no eres así, que tú tienes tu propio olor.

Pero ten cuidado, esa gente muchas veces es quien menos te lo esperas pero has de ser tajante de apartarlos de tu vida por mucho que te duela. Tengo un amigo que una vez por mi cumpleaños me dedicó un articulo en un medio de comunicación (que por cierto se lo recomendé yo y le ayudé a que lo comenzara) en el cual me felicitaba y me "deseaba" todo lo mejor. "Ohhh que bonito", pensé. Pero cual seria mi sorpresa que no solo publicó eso, sino que (al minuto y poco!!!! despues de publicarlo) publicó un comentario "anónimo" donde volcaba toda la envidia y maldad que sentia por mi intentando menospreciarme. Lo que no se dió cuenta es que debió hacerlo desde un ordenador diferente ya que super fácil identificar las I.P. de los ordenadores. Para mí fue una gran decepción pero estoy super contento de haberlo alejado de mi vida, porque un "amigo" es aquel que desea lo mejor para ti. Siempre. La vida ya nos pone a todos en el lugar que nos corresponde. El suyo es lejos de mi.

Y bueno, Querido Blog, lo importante es mirar hacia delante con ILUSIÓN, con FELICIDAD, con GANAS, y sobre todo con PASIÓN. Que la vida realmente es muy corta y tenemos la obligación de vivirla INTENSAMENTE.

Con cariño, desde el frio Berlín y con su cálida Berlinale.

Daniel Delevin Página Principal