viernes

DE LA DECADA PASADA

Querido Blog,


Vaya año que acaba, cuantas sorpresas me tenía deparadas, cuantas pruebas tan difíciles y cuantas enseñanzas tan inolvidables...


Echando, momentáneamente, la vista atrás puede ver a la gente que he conocido durante este año pero sobre todo a la que he re-descubierto y re-ubicado en mi vida. Es curioso como personas entran, salen, regresan, desaparecen de tu historia (y claro, tu de la suya)...

Lo más importante para mi es aquella que sabe dejar huella en ti, la que ha SUMADO en tu vida más que RESTADO. Querido blog, estoy tannnn contento de aquellas que se fueron para no volver que la falta de su peso me hace querer volar más alto y, sobre todo, más ligero.

Creo que si un periodo acaba sin haberte enseñado algo ha sido tiempo perdido. También creo que hay una edad para pasar por la vida sin que se queden las lecciones y hay otro periodo, posterior, donde si eso ocurre ya no es un problema de inmadurez o inexperiencia, sino de falta de aptitudes ante la vida y es hora de replantearte muchas cosas.

En este año he conocido a gente interesantísima. Gente admirada por "la sociedad" y gente anónima merecedora, también, de esa admiración. He visto el brillo del glamour en los ilusionados ojos de alguien a quien no le "permiten" que se le tome en serio profesionalmente y que tontamente se resigna a una vida marcada por los demás.

Pero si me tengo que quedar con una imagen de este año sería, sin la menor duda, con la de los niños y mujeres pobres de un país que aunque pobre económicamente es rico en ilusión y alegría. Esos son los habitantes del batey del Soco, en Republica Dominicana, desde donde hacen luminosa una oscuridad impuesta injustamente por una sociedad hipócrita que prefiere mirar hacia otro lado. Desde donde sonríen a la vida con la esperanza de que el mundo no les olvide e ignore para tener esa oportunidad de demostrar que allí también puede haber una Madonna, un Obama, una Penélope Cruz, un Almodóvar, un Cristiano Ronaldo, una Lady Gaga, una Letizia Ortiz, un Emilio Aragón, o un nobel de medicina, un bombero, una estilista... o alguien totalmente diferente al resto, pero sobre todo alguien con una OPORTUNIDAD. Con una oportunidad para equivocarse, para aprender, para descubrir, para viajar, para ir al cine, para comprar regalos en navidad... no alguien que ya ha perdido sin ni tan siquiera haber jugado el partido. Eso no es justo.

Para ellos mi mejor deseo para el 2010, y el 2011, y el 2012, y el 2020... y para los demás (el cual me incluyo) solo deseo que seamos, que sea, capaz de aprovechar ESA OPORTUNIDAD, esa privilegiada situación en que el azar de nacer en un lugar u otro del planeta nos ofrece. Ahora que la gente espera sus regalos o juega a la lotería deberiamos ser conscientes de que ya nos tocó el premio gordo a cada uno hace mucho tiempo y que recibimos tambien ese regalo que te cambia la vida. Ahora de nosotros depende el saber QUÉ hacemos con él.
Los errores cometidos, los miedos, los fracasos, los noes, las decepciones, los engaños, las lagrimas, las frustraciones, los golpes y las heridas sufridas ya no solo forman parte del ayer sino también de la década pasada. Por lo tanto un nuevo cliclo comienza, una nueva etapa... y sobre todo, una nueva oportunidad.

Gracías querido Blog, estoy feliz por volver a ti.