sábado

FUERA DE TU VIDA: REFRESCATE (version 1.2)

Querido Blog,

En esta parte del mundo es de madrugada cuando en España está amaneciendo y he tenido la necesidad de compartir algunas reflexiones antes de irme a dormir.

Últimamente he aprendido a no echar la vista atrás, a no regodearme ni revivir constantemente ni el pasado, ni tener presente a gente que ya no están en mi presente y sobre todo a no lamentarme por si en algun momento pude hacer algo mejor. Eso es el pasado y yo soy presente y proyección de futuro.

Y no me refiero, por supuesto, a esa gente maravillosa que ha estado, está y estará de alguna forma siempre presente en mi. Es@s compañer@s del viaje de la vida con los que compartes lo mejor de ti durante un tiempo pero su aroma y recuerdo perdura siempre. Este articulo no va sobre ellos, es una reflexión sobre "los demás".

Me gusta, me refresca es la palabra, no cargar con el lastre del pasado. Pero hay un característica que me ayuda a que eso sea tan ligero: básica y generalmente cierro las etapas con la gente que ha significado algo o mucho en mi vida pero que en un momento dado todo empezó a "oler" mal...

Muchas veces me preguntan, y algunas veces me pregunto yo, si echo de menos a tal o cual persona que salió, mal, de mi vida (y por supuesto yo de la suya) de una manera total y siendo totalmente sincero mi respuesta es radicalmente NO. Por que? por que realmente no las quise? Pues no. Totalmente al contrario. Es justamente por la manera que han salido. Esa es la clave de la cuestion: LA MANERA EN QUE.

Puedo decir que una de las claves de no estar anclado en el pasado es intentar terminar las cosas de una manera completa, es decir, si tienes algo con alguien que sabes que va a ser duro, hay que ser valiente y enfrentarlo. Decirselo y limpiarte. Porque muchas veces la mierda que tu hueles no es la tuya, es suya, por tanto: DEVUÉLVESELA.

Un claro ejemplo es con una "amiga" de años. Un día me di cuenta que me había estado utilizando (y yo inconscientemente dejándome utilizar) y adherida a mi corazón como una vulgar garrapata solo interesada en subsistir chupando energia. Para mi lo duro no fue darme cuenta de eso, sino darme cuenta del porque me dejaba. Asi que un día, cuando yo ya sabia que había traicionado y robado mi confianza en todos los aspectos, me reuní con ella y le dije como me sentía, hice un balance de la relación y cual era par mi su balance. Realmente fué un momento muy duro para mi y lo que mas me gustó fué cuando al final y despues de que ella me viese muy tocado me dijo: "Por favor Daniel, no llores, yo..." en ese momento me calmé y le dije, "No, no, no te equivoques, yo no lloro por ti, ni por la amistad, yo lloro por mi". Y esa es justo la clave. Quedarte bien contigo mismo. A partir de que salí por esa puerta no he lamentado ni un solo segundo su amistad porque obviamente era insana, injusta, descompensada y lo peor, interesada por su parte, y no la echo de menos porque me limpié, le devolví SU mierda y mi teoría se reafirmó: Al poco tiempo mi vida se colocó en su lugar y estoy seguro que la suya está donde le corresponde.

Afortunadamente en mi vida hay muy pocos casos como ese, seguro que menos de cinco... es un buen balance, no? Aunque en esto como en muchas cosas la cantidad no es significativa, pero si es indicativa que las cosas no estuvieron del todo mal hechas en general.


Estoy muy feliz en esta nueva etapa. Contento de haber encontrado mi PUNTO FIJO, contento de estar resolviendo los pequeños fragmentos de autoestima que se fueron dañando por el camino y FELIZZZZZZZZZZZ DE ESTAR HACIENDO MI SUEÑO, REALIDAD.